Compartir

La ciudad de Valencia empieza a adaptarse para la celebración de las Fallas 2017.

En el barrio de Ruzafa ya han comenzado a quitar los bolardos para facilitar el trabajo de los artistas falleros; y la Falla Cuba-Literato Azorín ya ha comenzado con el montaje de las luces. El pasado viernes llegaba el primer camión cargado con material, que hoy mismo, ha podido ser descargado en la demarcación para empezar con el montaje del proyecto de iluminación. El equipo de Marianolight ha comenzado a instalar la estructura que, en unos días, convertirá a esta falla y al barrio de Ruzafa en el referente fallero en cuanto a espectáculo de luz, color y sonido. Asimismo, la comisión ha agradecido en sus redes sociales la colaboración y apoyo de los vecinos, invitándoles a sentir y participar de su ilusión por ofrecer a Ruzafa y a Valencia “lo mejor de nuestra fiesta”.

También el pasado viernes, la Falla Malvarrosa recibía con ilusión la llegada del primer camión, y en esta demarcación sí que pudo ser descargado el camión para comenzar con el montaje.

Y en cada cruce de calles donde en tres semanas se alzarán las fallas ya están preparados los focos y puntos de luz que les ayudarán a brillar con mayor intensidad.