Compartir

Un año más la fiesta del patrón de los animales, San Antonio Abad, ha demostrado su capacidad de convocatoria con cientos de vecinos en la calle para participar en cada uno de los actos.

Sin duda, los más multitudinarios la “cremà” de la hoguera a la puerta del templo parroquial de manos de la Reina de las Fiestas, Andrea Nogueroles, y la bendición de animales con el reparto de los típicos rollos con “llavoretes”. Las “arreplegaores de Sant Antoni”, que semanas antes recorren el pueblo solicitando la voluntad a los vecinos, se encargan de la elaboración y reparto del rollo con la inestimable colaboración del horno de Juan Vte. Lozano.

El párroco de la localidad, Cristóbal Castells, se encargó de rociar bien a todos los presentes con agua bendita empezando por los palomos que abrieron el desfile, algunos de los cuales pertenecían al Alcalde, Eugenio Fortaña.

Tras el paso de carros y caballerías la fiesta terminó con una paella gigante fruto de la olaboración del Ayuntamiento con la Caixa Rural.