Monzó “Fuset se empecina en repetir un sistema, decidido unilateralmente, y que durante todo el proceso está dirigido por el mismo”

0
5

El Secretario General del Gremio de Artistas Falleros, Chimo Esteve, critíca que se elijan diseñadores para las fallas municipales de fuera de la tierra.

PP llegó a fijar el presupuestos de la Falla Grande en 230.000 € y el de la Infantil en 29.000 €, en 2010, 2001 y 2012 y con una situación muy dura de crisis económica. Y en 2009, la falla aumento a 220.000 €.

Monzó critica que “El año pasado ya solicitamos y lo reiteramos en este que se abriera un proceso participativo en el que las 390 comisiones falleras de la ciudad pudieran elegir los dos monumentos municipales o en su defecto incluyera en el “comité técnico” a falleros de base que tan buenos resultados ha dado en ejercicios anteriores a las actuales Fallas Municipales, como también lo pidieron el año pasado colectivos falleros mayoritarios como la Interagrupación de Fallas, Federación de Fallas de Especial y de 1ªA”.

El portavoz del Grupo Popular, Eusebio Monzó tras el anuncio de las bases para la convocatoria de las Fallas Municipales de 2019, que “Fuset antes que reconocer el fracaso de su modelo, se enroca y lo mantiene exactamente igual, no exigiendo en las bases previamente los bocetos para conocer el proyecto y ocultando nuevamente en las mismas a las entidades que formarán parte de la comisión, en una clara intención de evitar la transparencia y que la opinión pública y el colectivo fallero las conozca, algo la que ya nos tiene acostumbrado. Insiste en que no es concurso de bocetos, pero en las bases se requiere ‘ideas generales o el marco conceptual de la propuesta o proyecto de la falla, como ”.

Monzó ha explicado “que es curioso que se presuma de aumentar a 205.000 y 28.500 € el presupuesto de las fallas municipales de 2019, cuando lo que es muy triste es que cuando el Ayuntamiento de Valencia tiene el presupuesto más alto de la historia, en palabras de su alcalde Ribó y dispone de muchos más recursos en la actualidad tras el periodo de grave crisis, el alcalde no refleje este aumento del presupuesto municipal y priorice a las fallas y sus monumento falleros. Y quiero recordar como en los años 2009, 2010, 2001 y 2012 el Partido Popular aumentó los presupuestos de las fallas municipales a 230.000 y 29.000 €, en los años de máxima dureza de la crisis económica que sufrimos”.

“Desde el Grupo Municipal mantenemos la propuesta de que se abra un proceso participativo en el que las 390 comisiones falleras de la ciudad pudieran elegir los dos monumentos municipales y que en las bases sea obligatorio la presentación de bocetos sobre los que valorar lo que se debía contratar. Con la mera explicación del proyecto in voce por los artistas o diseñadores, el jurado no puede valorar si se ajusta o no al presupuesto municipal destinado a las mismas, del mismo modo con este sistema dirigido a lo largo del año, no podemos conocer las fallas hasta que no están plantadas”, ha matizado Monzó.

Monzó ha insistido en cuanto a la tan manida reiteración de Fuset sobre el ‘jurado polítizado’ que “en primer lugar con los gobierno del PP, que este grupo municipal no nombraba a nadie como declara o insinúa Fuset, segundo que cada grupo municipal elegía a quienes debían representarlo, siendo siempre falleros de base o presidentes de falla como lo han sido Roberto Ruiz, Paco Carsí (qepd), Ricardo Olmos, Vicente Fayos, José Luis Vaello, y el mismo concejal de fiestas y la práctica totalidad en posesión de la máxima distinción del Bunyol de Brillants y que para nada eran políticos y si tan mal les parecía a Compromís este sistema porque participaban en él. Eran fallas elegidas por unanimidad y con el máximo consenso en los proyectos presentados, que deje ya de mencionar un argumento tan falaz, como ha quedado demostrado. Y que defina que es un jurado “no político”, cuando el presidente de dicho comité es el concejal”, ha puntualizado Monzó.

Para finalizar Monzó ha solicitado “la revisión de las bases antes de su aprobación, y que se vuelva a un proceso más transparente de cara a la opinión pública como corresponde a un concurso público pagado con el dinero de todos los valencianos que tienen derecho desde el minuto uno a conocer dónde va destinado su dinero y cuáles serán sus fallas municipales. Y reconocer de manera firme y decidida a las Fallas declaradas UNESCO, con un aumento real y ajustado de los presupuestos a la actual coyuntura económica de la que disfruta el Ayuntamiento”.