Compartir

Casi mil doscientas personas abarrotaron literalmente la Plaça Vicent Ribes el pasado sábado en la segunda edición de la cena de quintas. Desde el 32 hasta el 2000 (quinta de las festeras de este año) no hubo quinta que no bailara al son de los éxitos de cada una de las décadas. El locutor Vicente Alventosa repitió como maestro de ceremonias revolucionando al respetable durante más de dos horas de frenética diversión y un ambiente festivo envidiable. Presidiendo la cena, la Reina de las Fiestas Andrea Nogueroles y Corte de Honor con sus padres acompañados por la quinta de 1967, que este año celebra su cincuenta aniversario.

Se conmemoraron cumpleaños, aniversarios de boda,… pero sin duda, el homenaje más emocionante el de todo el público aplaudiendo en pie a los más veteranos del pueblo (años 1932 al 1940) que no quisieron perderse el acontacimiento de ninguna manera.