Patraix celebra el 150 aniversario de su unión a Valencia

0
179
Font: ASSOCIACIÓ VEÏNAL PATRAIX

El pasado 16 de junio se cumplieron 150 años de la aprobación de la anexión del municipio de Patraix al de Valencia, siendo aceptado definitivamente por este último el 15 de septiembre de 1870. Empezó por lo tanto Patraix, con el proceso de anexión de diferentes pequeños municipios que circundaban la ciudad de Valencia.

Esta pequeña localidad, hoy barrio de Valencia, ha tenido sus grandes acontecimientos, pero también las vivencias cotidianas de su población. Desde épocas más o menos remotas, han quedado huellas con las cuales nos permite ir reconstruyendo su pequeña gran historia.

Pero, desafortunadamente poco queda en el propio Patraix. La inmensa mayoría de documentos y piezas se conservan y se exponen en la actualidad en nuestras instituciones y organismos. Y es gracias a la colaboración de todos ellos, se ha podido reunir —aunque sea de manera virtual a causa de la pandemia de la COVID19— una exposición virtual alojada en la página web de la Asociación Vecinal de Patraix, quien ha coordinado y maquetado esta exposición en la persona de su secretario, Santiago Mozas Hernando, y ha sido comisariada por su hermano Javier Mozas Hernando, historiador y uno de los autores del libro de historia de Patraix.

Nueve hitos o momentos en el devenir de Patraix s´han recogido en la exposición virtual. Los epígrafes romanos que se encontraron dentro de las paredes del palacio derruido del Barón de Patraix, la donación de las alquería musulmana de Petraher por el rey Jaime I a su escribano Guillem Escrivá del Libro del Reparto, la conversión de Señorío en Baronía de Patraix con las diferentes familias que ostentaron el título nobiliario y el actual, la documentación del antiguo municipio de Patraix, la lápida que rotulaba en la plaza principal en la primera mitad del siglo XIX como Plaza de la Constitución, el expediente de la anexión en Valencia en 1870, las obras literarias que han citado o preso a Patraix como contexto geográfico, y el libreto de la primera falla plantada en Patraix, símbolo de la expansión de la ciudad.

Y todo esto, gracias al Museo de Bellas artes de San Carlos, el Archivo de la Corona de Aragón, el Museo Nacional de Cerámica González Martí, el Archivo Histórico Municipal de Valencia, el Archivo de la Diputación Provincial de Valencia, la Biblioteca Histórica de la Universidad Literaria de Valencia, la Hemeroteca Municipal de Valencia, y los particulares Antonio Prat Calero y el propio Barón de Patraix.