Compartir

El colectivo fallero demostró que la unión hace la fuerza dejando la Sala del Palau de la Música prácticamente vacía.

Más de 200 presidentes y representantes de comisiones abandonaban su asiento al grito de “Pere, vete ya” como consecuencia de las continuas ausencias del edil ante los órganos de decisión de las Fallas.

Apenas una veintena de presidentes permanecieron en sus asientos; mientras que, casi el 95% de los representantes de las comisiones falleras optaron por abandonar la sala al comprobar que, una vez más, el concejal de Cultura Festiva y Presidente de JCF Pere Fuset, dejaba “plantadas” a las fallas.

Jesús Hernández, presidente de la Interagrupación de Fallas de Valencia, tomó la palabra para dar lectura a un manifiesto que animaba a los presentes a dar por terminada la reunión.

El colectivo fallero exige la presencia del edil en las reuniones donde se deben tomar las decisiones más importantes en torno a la fiesta y reclama al Alcalde de la ciudad y Presidente Nato de JCF, Joan Ribó, una reunión al respecto.

Pasado el ecuador del ejercicio fallero, la vía de diálogo entre Pere Fuset, los presidentes de falla y delegados de sector se ha terminado, y precisamente anoche, los directivos de las comisiones abandonaron la Asamblea de Presidentes en señal de protesta ante los reiterados desplantes del concejal.

El encuentro que apenas duró media hora tuvo como único protagonista a Jesús Hernández quien exigió, en nombre de las fallas, que el alcalde Joan Ribó, “como presidente nato de la Junta Central Fallera inste al actual presidente ejecutivo, Pere Fuset, a retomar sus obligaciones con la asamblea general, o en su caso, delegue la presidencia ejecutiva de la Junta a otro concejal de la Corporación, como recoge el artículo 42 del reglamento”.

Con el balón en el tejado del Consistorio, esperamos que las medidas que se adopten no perjudiquen a la fiesta fallera.