Compartir
Turís ha celebrado con toda solemnidad la fiesta canónica de su patrona, la Mare de Déu dels Dolors Gloriosos con diversos actos religiosos en los que han participado centenares de fieles. La romería hasta el monumento que tiene dedicado en el Turrulló, la parte más alta del casco urbano, daba inicio a las celebraciones que continuaron con el besamanos a su imagen y la entrañable novena, durante la cual el templo parroquial ha presentado un lleno absoluto todas las noches para reunirse en torno a esta imagen tan querida en la localidad para cantar los dolores de la Virgen.
 
El 15 de septiembre, día de la festividad, se celebró la misa solemne en su honor durante la cual se hizo entrega a la Confraria dels Sants Patrons (camareras, elets i portadors) del pin con el nuevo emblema de la cofradía. Al mismo tiempo también se le hizo entrega del mismo a frai Fernando Hueso, sacerdote franciscano hijo del pueblo que presidió la Eucaristía.
 
Y por la tarde, justo cuando se rozó la suspensión de la procesión debido a la lluvia, la imagen de la patrona pudo salir en solemne procesión a hombros dels portadors precedida por numerosos fieles y por los más pequeños del Grup de Danses Turís. El acto finalizó con la subida de la imagen hasta su ermita, donde permanecerá hasta las fiestas patronales y populares de 2020.