Compartir

La sexta edición de MasterChef ha empezado ya. Y este año cuenta con representación de un fallero de la comisión Jesús San Francisco de Borja. Toni Carceller, vecino de Foios, será este año el representante valenciano en este ‘talent show’ culinario.

El primer programa arrancó con el último casting en el que hasta 30 candidatos fueron seleccionados para entrar a las cocinas. Una vez allí, tuvieron que cocinar un plato libre para convencer a los jueces y convertirse en uno de los 15 aspirantes definitivos. Uno de ellos es Toni Carceller, vecino de Foios, community manager, influencer gastronómico y fallero de la Agrupación de Fallas Centro pasa de hacer paellas en la demarcación de Zenete a intentar ganar el realti.

Pepe Rodríguez, Samantha Vallejo-Nágera y Jordi Cruz valoraron positivamente el trabajo de Carceller que entró en el programa con su tataki de solomillo que al principio pareció no gustar a Jordi Cruz. Carceller logró el delantal blanco. Y empezó el programa con una prueba de exteriores en el que Carceller participó en el equipo rojo que finalmente perdió

Carceller y sus compañeros se enfrentaron a su primera prueba de eliminación. Toni logró salvarse gracias a su arroz con verduras que gustó a los jueces que le salvaron de esta primera prueba eliminatoria.