Una lenta cremà pone fin a las Fallas 2017

0
42

Las 10 toneladas de madera tardaron más de una hora en arder en la cremà de la falla municipal.

Pasadas las 2 de la madrugada los restos del pirulí todavía seguían ardiendo en la plaza del Ayuntamiento de Valencia.

La falla de Manolo García inspirada en la torre de comunicaciones de Calatrava ha batido récords, no sólo de altura -con sus más de 41 metros de altura- sino también por su volumen de madera.

Como consecuencia del calor y peso de la falla municipal se produjeron daños en la calzada que, al terminar la cremà, se repararon devolviendo la uniformidad ante el socavón producido.

Los bomberos tuvieron que subirse a una plataforma de 25 metros de altura para controlar la cremà a todos los niveles, empleándose a fondo en enfriar con miles de litros de agua las farolas, árboles y focos del entorno.

¡Bienvenidas Fallas 2018!

Fotografía: A. Romero