Compartir

La Pirotecnia Nadal-Martí de l’Olleria ha conseguido el aplauso de la plaza con un disparo con un inicio digital con sirenas rodando por la plaza que han dado paso a las carcasas de trueno y relámpago hasta llegar al clásico engraellat, que es el origen tradicional de la mascletà. El terremoto final ha constado de cinco carcasas y en la segunda entrará de nuevo el engraellat que hará retumbar toda la plaza. El engraellat consiste en disparar una traca clavada en el suelo, gracias a unos tubos metálicos se consigue una fuerte sinfonía en el disparo.

La pirotecnia, con una larguísima tradición, fue fundada en 1932 y tiene una historia curiosa. La propietaria actualmente es Nuria Consolación Martí Botella, pero la empresa fue fundada por su bisababuelo bajo el nombre de Pirotecnia Úbeda. En 1950, tras el relevo generacional, pasó a denominarse Pirotecnia Hermano Úbeda. En esa época lograron innovar y consiguieron el primer premio en el Concurso Internacional de Mónaco de 1966.

En 1980 Francisco Nadal adquiere el taller que funcó su abuelo y empieza a trabajar en solitario hasta que en 2008 la dirección pasó a sus hijos. Javi y Diego Nadal son los directores artísticos de la mascletà. Actualmente es la única empresa pirotécnica que queda en l’Olleria, una población de Valencia en la que llegó a haber 13 pirotecnias especializadas..