Valencia celebró la llegada de los Reyes de Oriente en una cabalgata con nuevos personajes y centrada en la ecología

0
6
Font: Armando Romero

La celebración con qué Valencia recibió el día 5 de enero a los Reyes de Oriente completó el programa festivo organizado por el Ayuntamiento de Valencia con motivo de las fiestas de Nadal. La Cabalgata, con un recorrido de casi 2 kilómetros y más sillas autorizadas que el año pasado, se inició en la calle de Navarro Reverter a las 18 horas y tuvo una duración aproximada de una hora y cuarto. En este espectáculo participaron un total de nuevo formaciones musicales, doce comparsas con 100 artistas y borde 300 figurantes, y 32 carrozas (tres más que en 2019). Entre las novedades, destacó la incorporación al desfile de nuevos personajes como Dulce, la Caramel·lera Real. En general, el entretenimiento giró alrededor de la ecología y el medio ambiente como Expojove. De hecho, durante su itinerario, además de los tradicionales caramelos, unos 10.000 kilogramos sin gluten, se repartieron 20.000 puntos de lectura, de papel plantable, con 600.000 entonces de flor.

En cuanto al contenido de la cabalgata, estuvo formada por quince secciones diferenciadas. La Apertura del desfile, con la participación de la banda municipal y los cabidos y gigantes históricos de la ciudad, que dieron a carrozas y disfraces de colaboradores e invitados, adecuados al tema de la ecología y el medio ambiente como Expojove. Seguidamente, pasó el paje Miquel, acompañado de un pavo real real gigante (de Efímero producciones).

A la cabalgata también estuvo Herodes, con una cuadriga, y acompañado por soldados romanos (de HM espectáculos), el Ángel anunciador y el nacimiento, que fueron la antesala de la estrella de Oriente, carroza patrimonio de la Cabalgata diseñada por Ricardo Alcaide, que estuvo acompañada del espectáculo “Universo Blanco”, de Red Teatro.

El público de la Cabalgata de Reyes de Valencia también pudo disfrutar de una representación del sistema solar y entregar su carta a la mensajera y los carteros reales, que desfilaron con el Buzón Gigante (patrimonio de la Cabalgata) y el espectáculo “Caballo Real”, de la compañía Carros de Fuego.