Annick Thébia Melsal entre José María Chiquillo y Antonio Soldevila, vicepresidente del Gremi de Palmiters Artesans, promotor de la exposición “El aire de la seda”.
Compartir

Entre hoy y mañana en la Ciudad de Valencia se celebra la 7ª Reunión Task Force del Programa de la Ruta de la Seda de la Organización Mundial del Turismo (OMT), justo cuando se van a cumplir 2 años desde la incorporación de España como miembro número 32 del Programa (1 de abril de 2015); por ello, hoy es de justicia poner en valor la oportuna propuesta que de manera conjunta presentaron la Generalitat Valenciana, la Universitat de Valencia y la Asociación Centro UNESCO -en la que tuve el honor de participar- ante la Secretaria de Estado de Turismo, donde reivindicábamos el legado histórico de Valencia en la producción y comercio de la seda en los s.XV a XVIII, donde el Colegio del Arte Mayor de la Seda y la Lonja de la Seda jugaron un papel esencial en el mediterráneo occidental, y hoy son fiel testigo de aquel esplendor.

Durante los próximos días Valencia será de nuevo la Capital de la Seda, donde expertos, representantes de los Estados Miembros de la Ruta de la Seda, de la UNESCO y de algunos Miembros Afiliados de la OMT discutirán los nuevos proyectos, acciones y propuestas existentes para impulsar el desarrollo del turismo sostenible a lo largo de la Ruta de la Seda. Se abordarán temas importantes como Progreso y actualización del Plan de Acción del Programa Ruta de la Seda OMT, la Iniciativa de Desarrollo Turístico de la Ruta Occidental de la Seda en Europa y las estrategias orientadas a desarrollar la Ruta de la Seda Occidental como una ruta turística sostenible en el Año del Turismo Sostenible para el Desarrollo, y el seguimiento de las conclusiones de la Reunión de Ministros en ITB Berlín 2017, etc.

Quiero llegado este punto significar y agradecer el apoyo e implicación que nuestra iniciativa «Valencia en la Ruta de la Seda» ha recibido desde el primer momento por parte de los máximos responsables de la OMT, especialmente su Secretario General, Sr. Taleb Rifai.

La incorporación de Valencia (España) al Programa de la Ruta de la Seda de la OMT y UNESCO es sin duda una magnífica oportunidad para que Valencia recupere protagonismo entre las míticas ciudades de la ruta de la seda, si en 1994 fue Samarcanda (Uzbekistán) la ciudad que albergó la reunión de Ministros de Turismo de la Ruta de la Seda aprobando la Declaración de Samarcanda exhortando al renacimiento pacífico y fructífero de estas rutas legendarias convirtiéndolas en uno de los destinos culturales de mayor riqueza del mundo, en 2017 Valencia debe proyectar internacionalmente su potencial turístico, poniendo en valor su patrimonio histórico-artístico, sus fiestas, cultura y tradiciones –donde las Fallas son el espacio cultural de referencia-, su entorno natural (parques naturales, oferta de interior y litoral), como mejores tarjetas de presentación de una Comunidad solidaria, hospitalaria y cuyo clima permite sensaciones únicas. Desde Valencia tenemos la oportunidad de impulsar acciones que den prioridad al desarrollo de un turismo sostenible y respetuoso con nuestro medio ambiente, donde prioricemos nuestra potente oferta cultural, nuestra variada gastronomía y nuestro valioso patrimonio arquitectónico.

Valencia, como sede del evento de la OMT, y sus Instituciones públicas (AVT y Turismo Valencia) deben liderar la propuesta de posicionar a la Ruta de la Seda como una Red de Ciudades, de destinos internacionalmente reconocidos, donde turismo, cultura, patrimonio histórico, diálogo y desarrollo sostenible sean marca de calidad, que generen inversión y empleo, y que, con una gestión responsable, fomente el entendimiento intercultural, el respeto y la tolerancia como pilares del progreso social, económico y cultural de los pueblos. De todos, sin exclusiones, depende el éxito de este proyecto estratégico de presente y de futuro para que Valencia se convierta en el faro del mediterráneo occidental en la Ruta de la Seda.

José María Chiquillo