La regularización de las mascarillas provoca un nuevo azote al sector de la indumentaria valenciana

0
438
Carla García, actual FMI de Valencia, luciendo una de las mascarillas confeccionadas con tela de fallera

Después de la crisis provocada por el coronavirus las indumentarias valencianas se han visto obligadas a buscar alternativas para poder sostener sus negocios. Las mascarillas de tela que, se han convertido en parte de nuestra indumentaria, han sido el sector elegido por estas empresas para poder reconvertirse. Sin embargo, la llegada de una nueva intención de regulación de estas por parte del gobierno provoca, una vez mas, un gran golpe para la indumentaria valenciana.

El 13 de octubre de 2020 el Ministerio de Consumo anunció su intención de reforzar los controles sobre las mascarillas de tela, que tendrán que cumplir unos requisitos más exigentes en cuanto a su etiquetado, publicidad y control “con el fin de garantizar que la población sea consciente de su finalidad y características”. En este sentido, el Gobierno reforzará los requisitos de etiquetado de estos productos, incidiendo sobre la veracidad de las características que indican información sobre lavados y pérdida de eficacia. Así mismo, se prohibirá la utilización de inscripciones, signos, anagramas, dibujos o indicaciones que puedan dar lugar a engaño sobre el tipo de máscara que el consumidor está adquiriendo.

Esta situación afecta, de nuevo, a decenas de empresas de indumentaria valenciana que, después de la cancelación de las fallas, han visto muy difícil cumplir con la nueva normativa propuesta por el gobierno, dejándolas así fuera de juego. Otro ataque más de las diferentes administraciones a este sector valenciano tan autóctono que exige, al menos, un mínimo de atención para que conozcan sus necesidades. Por consiguiente, el sector no solo se ha visto obligado a reinvertirse sino tambien a homologar su nuevo mercado, el de las mascarillas, para cumplir con la posible normativa gubernamental. 

Tras una búsqueda, solo hemos podido encontrar una única empresa, relacionada con este sector, que cuenta con el certificado de homologación para repartir mascarillas para las comisiones falleras o colectivos. De momento, según hemos podido saber, Amparo Gálvez sería la única tienda de indumentaria valenciana de momento capaz de sobrevivir a la normativa del gobierno, esperemos que muy pronto otras también se puedan poner al día en la misma.