SHARE

La parroquia San Vicente Ferrer de Alcoleja ha entronizado una imagen de la Virgen de los Desamparados del siglo XVIII en su nuevo retablo del altar mayor, que ha sido bendecido en el marco de la visita de la imagen peregrina de la Mare de Déu a esta localidad alicantina.

Tras su destrucción en el altar mayor durante la persecución religiosa de 1936, se instaló únicamente la imagen de San Vicente Ferrer, titular de la parroquia y así ha permanecido hasta ahora.

Así, en el nuevo retablo, que ha sido financiado con las aportaciones de los feligreses, junto a la imagen de San Vicente Ferrer se ha instalado la imagen de la Virgen de los Desamparados, conocida en la localidad como Virgen de Beniafé, puesto que su emplazamiento original es la ermita situada en la pedanía de Beniafé.

Esta imagen, del siglo XVIII, se venera en el templo parroquial, desde hace años y por motivos de seguridad, “por lo que en el nuevo retablo tiene un sito prominente”, según fuentes parroquiales.

Visita de la imagen peregrina de la Mare de Déu

La localidad alicantina de Alcoleja, perteneciente a la diócesis de Valencia, ha recibido este fin de semana a la imagen peregrina de la Virgen de los Desamparados, con motivo del Año Santo por el sexto centenario de la muerte de San Vicente Ferrer, que es patrón de la población y titular de su parroquia.

La imagen procesional de la Mare de Déu fue recibida el pasado viernes 27 de julio a las en la plaza de la Iglesia y desde allí se trasladó en romería hasta la ermita de Beniafé, donde se celebró una misa de campaña. En la romería la imagen fue acompañada por cientos de devotos y por la Societat Musical Cultural d´Alcoleja, y el campanario móvil de la Colla de Campaners d’ Ontinyent. Asimismo, en la misa participó el coro parroquial de San Onofre de l’Alcudia de Crespins.

Tras una cena en la misma explanada la imagen de la Virgen se dirigió a la parroquia San Vicente Ferrer en una procesión con antorchas y velas.

En la jornada del sábado, tras realizar una `cridà´ por las calles, se ha desarrollado una ofrenda floral a la Mare de Déu en el templo parroquial. Tuvo lugar la celebración de una misa solemne en honor a San Vicente Ferrer presidida por el obispo emérito de Mérida-Badajoz, monseñor Santiago García Aracil, tas misa la imagen de la Virgen recorrió en procesión las calles de la localidad, que finalizará con la veneración de la recién restaurada reliquia de San Vicente Ferrer.

El domingo, el templo permanecio¡ó abierto desde las 10 horas para facilitar la oración y la veneración de la imagen peregrina, hasta 17 horas vísperas se despedirá a la imagen procesional.